Lejos ya quedan los meses de verano, donde desde finales de julio el río Hormazuela se secó completamente: solo quedó el agua estancada en algunas pozas, como junto al Torreón o en la Presa. Sin corriente gran parte de la fauna que lo habita no pudo sobrevivir. La misma suerte corrieron varios de los manantiales, que también se secaron o apenas manaban, como atestiguan estas fotos del 27 de agosto de 2017. Y así estuvo prácticamente hasta el mes de octubre.

Sin embargo, tras un inicio del año 2018 lluvioso y con la visita recurrente de la nieve, el río Hormazuela ahora tiene un aspecto muy diferente al hace unos pocos meses, como muestran estas fotos del 4 de marzo de 2018. Esperamos que estas nieves y lluvias preparen un verano sin estos problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *